*Bogotá reitera el llamado a no usar pólvora y en caso de un accidente acudir de inmediato a los servicios de salud*

La Secretaría Distrital de Salud informa que se continúan registrando casos de personas lesionadas por pólvora durante el día de las
velitas, que han acudido durante las últimas horas a los servicios de salud. Con fecha de corte del 10 de diciembre a las 6:00 a.m. se han reportado 23 lesionados por pólvora, de los cuales 17 casos se presentaron el día de las velitas y 6 casos el 8 de diciembre.

La Secretaría de Salud hace un llamado urgente y enfático a todas las personas para que por ningún motivo compre, manipule o use pólvora para evitar quemaduras, amputaciones o cualquier afectación a la salud. Sin embargo, en caso de tener una lesión por pólvora, es necesario acudir inmediatamente a los servicios de salud. Esperar mucho tiempo puede aumentar la gravedad de las lesiones.

“Las quemaduras por pirotecnia o por pólvora son muy graves, ya que además de producir heridas por llama, también generan una explosión afectando los tejidos blandos y extremidades debido a las esquirlas, de ahí la importancia de ir rápidamente al médico.”
Explicó Patricia Gutiérrez de Reyes.

De acuerdo con el reporte entregado por las instituciones prestadoras de servicios de salud y las atenciones canalizadas por el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE) a través de la Línea 123, los casos de quemados por pólvora se registran en las localidades de Usaquén, Suba, Engativá, Chapinero, Kennedy, Bosa, Ciudad Bolívar y Usme.

“Es muy importante acudir rápidamente a cualquier clínica u hospital cuando se produce una lesión por quemadura de pólvora, porque de esta manera se puede evitar una complicación en la salud del paciente, así como que se infecte la herida o que se produzcan
mayores lesiones o cicatrices”. Manifestó la líder de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar, Patricia Gutiérrez de Reyes.

En caso de una quemadura la persona debe acudir inmediatamente al centro médico más cercano o comunicarse con la línea 123. Mientras tanto, lave la zona lesionada con agua fría, no aplique cremas, pomadas, ungüentos o remedios caseros.

La mayoría de personas lesionadas continúan siendo mayores de 20 años con 12 casos, seguido de jóvenes de 16 a 20 años con 4 casos, 2 adolescentes de 11 a 15 años y 5 niños entre 0 y 10 años. El artefacto que generó la mayoría de las lesiones fueron los totes y los voladores. La parte del cuerpo de las personas afectadas, en su mayoría corresponde a manos y cara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.