Cae una de las redes de pedofilia más grandes del mundo

En el marco de la cooperación internacional a través de un trabajo interangencial entre la INTERPOL de Italia y Colombia, y en coordinación con la Fiscalía General de la Nación, se logró desarticular una de las redes más temerarias de las que se tenga conocimiento, dedicada a la corrupción de menores y pornografía infantil en el mundo.

Todo comenzó hace un año, gracias al intercambio de información entre las Organizaciones Internacionales de Policía Criminal del país cafetero y el europeo, donde este último alertaba desde la ciudad de Roma, a través de la unidad de delitos cibernéticos en Milán, sobre una investigación encubierta que se estaba adelantando en diferentes grupos de redes sociales reconocidas, donde había sido posible recopilar evidencia de 351 números de teléfonos extranjeros quienes estarían compartiendo material de abuso sexual infantil, de los cuales se aseguraba que un gran porcentaje provenía desde Colombia.

A partir de este momento, teniendo en cuenta la gravedad de la información suministrada, se comienza un importante trabajo investigativo, por parte de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol (DIJIN) con la Unidad de Delitos Sexuales y Explotación Sexual de la Fiscalía, con el fin de identificar los usuarios de los abonados celulares que estarían compartiendo material de abuso sexual infantil, y de igual manera poder determinar quienes son los líderes de este cartel de la pedofilia que suministraba la aberrante información a través de grupos secretos.
 
El modus operandi de estos inescrupulosos consistía en crear grupos cerrados de usuarios a través de reconocidas aplicaciones de mensajería instantánea, para comercializar por medio de este canal, imágenes y videos con material exclusivo de abuso sexual infantil.
 
De esta manera, a partir de un minucioso trabajo investigativo donde se emplearon a fondo todas las capacidades tecnológicas y humanas, se lográn detectar 4 números de líneas telefónicas móviles localizadas en diferentes regiones de Colombia, involucrados en la divulgación y trasmisión de material de abuso sexual de niños, niñas y adolescentes a través de grupos cerrados de “WhatsApp”.

Una vez identificados los perfiles y lugar de residencia de los pedófilos, se planifican operativos simultaneos relámpago en las ciudades de Medellín, Cartagena, Pereira y Popayán, siendo capturados 4 sujetos a quienes se les incauta en sus residencias toda clase de dispositivos de almacenamiento electrónico, cámaras fotográficas y de video, teléfonos celulares, equipos de cómputo, ordenadores, computadores portátiles, tablets, Ipods,  tarjetas de memoria, memorias USB, entre otros. El material incautado permitirá recopilar nuevas evidencias que conduzcan en una segunda fase, a la detección de otros individuos, organizaciones y redes criminales internacionales dedicadas además del intercambio de material, a la producción de este, en donde las víctimas son menores de edad.

Este importante trabajo de cooperación a nivel internacional ha permitido establecer a los investigadores que los alcances de estos grupos sobrepasan los 5 continentes, teniendo en cuenta que este material pornográfico ha contado con la participación de usuarios de 48 países, entre los que están: América (Canadá, Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México, Managua, Panamá, Perú, Uruguay y Venezuela); África (Egipto, Marruecos, Níger, Sudáfrica); Asia (Arabia Saudita, Barein, Emiratos Árabe, Birmania, India, Indonesia, Irán, Irak, Israel, Kuwait, Laos, Malasia, Pakistán, Rusia, Singapur, Sri Lanka, Tailandia, Vietnam, Yemen), Europa (Alemania, Bélgica, Bulgaria, España, Inglaterra, Países Bajos, Portugal y República Checa.