“No puede haber bloqueos, concentraciones permanentes, ni violencia”: Mindefensa

La Policía Nacional en desarrollo de la estrategia contra los delitos que afectan la seguridad y convivencia ciudadana, logró la individualización, judicialización y captura de 17 señalados delincuentes involucrados en hechos de violencia y acciones criminales en las jornadas de protesta en Medellín.

La operación se desarrolló en tres fases: en contra de delincuentes que cometieron hechos de hurtos, ataques a la fuerza pública y tráfico de estupefacientes, luego del proceso de investigación con fuentes humanas, Policía Judicial e Inteligencia.

En una primera fase se logró materializar un operativo contra hechos de hurto,
con las capturas de tres sujetos que participaron de las protestas el 28 de abril, quienes cometieron hurtos en el centro de la ciudad (Parque Botero), a través de acciones violentas en contra de transeúntes que pasaban por el lugar durante el desarrollo de las protestas.

El proceso de investigación y el aporte del material probatorio permitió hacer efectivas en el sector de la Parque de Botero, zona céntrica de Medellín, tres órdenes de captura por el delito de hurto calificado y agravado, por hechos referentes a hurtos publicados a través de las redes sociales. Estos tres sujetos con edades de 24, 25 y 27 años, se hacen llamar ‘diablo’, ‘niche’ y kala’

Estos delincuentes de manera aleatoria seleccionan a sus víctimas para luego hurtarles sus pertenencias bajo la modalidad de atraco con armas blancas.

En una segunda fase contra los ataques a la Fuerza Pública, se desarrolló una operación que permitió las capturas de tres ciudadanos de nacionalidad extranjera con edades entre 23 y 28 años en el centro de Medellín, donde se materializaron igual número de órdenes judiciales por el delito de ataque a servidor público.

De acuerdo con el proceso de investigación y al material probatorio se pudo establecer que estos delincuentes quienes participaban en las jornadas de protesta, fueron instrumentalizados para cometer acciones violentas contra la Fuerza Pública y las instalaciones policiales, entre las cuales se encuentran la afectación al CAI Parque Berrio, donde resultaron lesionados tres uniformados y una motocicleta de la institución incinerada.

Los tres judicializados se encuentran en el territorio nacional de forma ilegal y vendrían afectando la seguridad y convivencia ciudadana en el centro de Medellín, con diversas acciones delictivas.