Positivo balance en el primer año de la Unidad de Alimentación Escolar en el país

Luego de su primer año de consolidación, la Unidad de Alimentación Escolar se posiciona como una de las estrategias más importantes para promover la permanencia y las trayectorias educativas de los estudiantes en el país. 

Esta Unidad busca trasparencia en el Programa de Alimentación Escolar, razón por la cual se ha fortalecido la calidad, inspección y vigilancia de los alimentos, con una alianza entre el INVIMA, el Instituto Nacional de Salud y el ICA.

También se realizó la gestión financiera, de planeación, administrativa y adquisiciones de talento humano para cumplir con todos los protocolos de bioseguridad. 

“Vamos ahora a tener un sistema de auditorías, todos los años, que verifique la prestación de servicio, que constate la información remitida contra la realidad verificada en terreno, lo cual le permitirá a la gente saber cuál es el menú que debe llegar a las sedes, cuántas son la raciones y poder reportar cuando hay irregularidades”, aseguró Juan Carlos Martínez, Director de la Unidad de Alimentos para Aprender. 

Para el año 2018 se tenía un presupuesto de 739.000 millones de pesos para este programa, los recursos para el año 2019 llegaron a 1,04 billones de pesos y en el 2020 incrementaron a 1,05 billones de pesos. 

La cobertura de este programa durante el año pasado fue de 5’689.190 estudiantes. La meta para este 2021 es llegar a 6’469.000 beneficiados, entre ellos 1’924.409 niños y niñas de zonas rurales. 

La Unidad de Alimentación Escolar ha fortalecido la trasparencia en el programa de alimentación escolar logrando llegar a más niños, niñas, adolescentes y jóvenes en todo el país.